¿Qué es y por qué ser proactivo? Consejos para llegar a serlo

 Entre el estímulo y la respuesta está nuestra mayor fuerza: la libertad interior de elegir. ” (Stephen R. Covey)

Este post es el primero de una serie resumen del libro de Stephen Covey «Los 7 Hábitos De La Gente Altamente Efectiva» .

¿Qué es ser proactivo?

Ser proactivo significa tomar un control consciente sobre tu vida, fijar objetivos y trabajar para conseguirlos. Como seres humanos, somos responsables de nuestras propias vidas. En vez de esperar por tus oportunidades, debes ser tu mismo quién las crea.

Muchas personas viven y piensan en piloto automático y de esta manera responden ante diversas situaciones. Pensar y reaccionar en base a nuestros instintos no es malo si por ejemplo, nos encontramos frente a un peligro. Si se nos pone un león delante, no cabe duda que nuestra reacción será salir corriendo y no pararnos a pensar que podemos hacer. Pero vivir así continuamente, dando respuestas sin pensar, hace que sólo reaccionemos una vez que las cosas ya han ocurrido (para bien o para mal).

Stephen Covey puntualiza que existen espacios de tiempo entre estímulos y respuestas, y que dentro de estos espacios, se encuentra nuestro potencial para elegir nuestra respuesta. Hay 4 dotes humanas que nos dan este poder:

1.Autoconocimiento: El saber y reconocer que tienes opciones entre el estímulo y respuesta. Si alguien te insulta, puedes elegir enfadarte o no. Si alguien te ofrece un donuts puedes elegir comerlo o no.

2.Consciencia: La habilidad de consultar con tu brújula interior que es bueno y que no para ti. Puedes tomar decisiones en tus principios, aunque no sean bien vistos por tus círculos de influencia en ese momento.

3.Imaginación Creativa: La habilidad de visualizar respuestas alternativas. Usando tu imaginación, tu puedes generar y evaluar mentalmente diferentes opciones.

4.Autonomía: Tienes la libertad de elegir tu respuesta. Recuerda que no estás forzado a responder conforme a lo que el resto espera de ti.

Diferencias entre ser reactivo y proactivo

Las personas reactivas tienden a alejarse de sus valores centrales. En vez de vivir en base a sus principios, suelen adoptar el de las personas que le rodean. No se paran a juzgar si lo que es bueno o malo para alguien también lo es de igual manera para él mismo, simplemente viven en base a los principios de otros.

Por otro lado, las personas proactivas son conscientes de sus propios principios o valores, y en base a ellos toman decisiones. Son estos quienes crean sus propias oportunidades y dirigen sus vidas sin importarles las del resto. Aún cuando las cosas van bastante bien, ellos siguen eligiendo su respuesta conscientemente. Algunas veces significa mantener el status quo, mientras que otras significará cambiar de dirección. En ocasiones sus decisiones y valores estarán alineados con lo que es políticamente correcto por la mayoría de la sociedad, mientras que otras será ir a contracorriente.

Quizás una persona proactiva decide dejar su trabajo y montar su propio negocio, o simplemente dejarlo y hacer un viaje en bicicleta hasta Asia durante 2 años. ¿Es lo políticamente correcto por la sociedad? Seguro que no. Con los tiempos que corren dejar un trabajo por hacer algo sin saber si va funcionar es una irresponsabilidad… bla bla bla (respuesta de una persona reactiva).

Si una persona proactiva fuera el capitán de un barco, haría que el barco fuese a donde el capitán quiera que vaya. Este capitán notaría aún así las corrientes, pero las usaría para navegar hacia su destino. Algunas veces las usaría a favor y otras en contra, pero las corrientes no tienen el poder de marcar el destino final, simplemente quizás de retrasarlo un poco. El destino lo marca el capitán con cada una de sus decisiones.

Si no te gusta dónde te están llevando las corrientes, entonces cambia el rumbo. No esperes a una oportunidad o esperanza para llegar, crea la tuya. Las personas reactivas a menudo intentarán que actúes como ellos quieren, pero es aquí cuando debes poner a prueba tu independencia. Quizás pueda parecer que nadar a contracorriente no es una buena opción (cansa mucho), pero si las corrientes de tu vida te están guiando a la deriva yo al menos nadaría con todas mis fuerzas.

Algunos ejemplos de reactivo [proactivo] lenguaje:

-No tengo tiempo para entrenar [¿Cómo puedo tener tiempo para entrenar?]

-Estoy muy cansado, no quiero hacerlo [¿Qué puedo hacer para tener más energía y hacer esto?]

Círuculo de influencia vs Círculo de preocupaciones

A todos nosotros hay cosas que nos preocupan y que no podemos hacer nada por cambiarlas. Pero también hay cosas que sí podemos hacer. La gente proactiva trabaja en su círculo de influencia (la gente y cosas que tiene a su alcance de cambiar) y gasta menos energía en su círculo de preocupaciones (fuera de su alcance).

Manteniendo su foco en el círculo de influencia, ellos en verdad extienden este área. Así como te conviertes más proactivo, también cometerás errores. Podemos elegir libremente nuestras acciones pero no podemos elegir sus consecuencias, las cuales están gobernadas por las leyes naturales y fuera de nuestro círuculo de preocupaciones. La manera de abordar los errores es darse cuenta al instante, corregirlos y aprender de ellos.

Prueba este ejercicio

Durante 30 días:

  1.  Trabaja sólo en tu pequeño círculo de influencia.
  2.  Hazte pequeñas promesas a ti mismo y otros, y mantenlas.
  3.  Se una fuente de apoyo, no un juez; se un modelo, no critiques; se la solución, no el problema.

Si empiezas a pensar en algún problema en tu vida y crees que está fuera de tu alcance, simplemente olvídalo. Ese pensamiento es el problema.

 

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn